Los niños autistas también tienen derecho a sonreír

La institución educativa Rosa Castellanos, fundada en el año dos mil 11 para atender a los niños con espectro autista en la provincia de Granma, es una escuela donde los pequeños aprenden a ser felices sin limitaciones, y con la ayuda de un equipo multidisciplinario desarrollan al máximo sus potencialidades.

Cuenta con una matrícula de 21 niños seminternos de la ciudad de Bayamo, pero los especialistas también brindan atención a infantes con ese padecimiento en el resto de los municipios del oriental territorio, a través de capacitaciones a los maestros de las escuelas especiales y talleres teóricos, científicos y prácticos para educar a sus familiares.

Jakelín Garcés Pompa, quien se desempeña como logopeda en la referida institución, declaró a la Agencia Cubana de Noticias que esos niños reciben una dieta alimenticia diferenciada, consultas clínicas mensuales y el sistema de enseñanza está en correspondencia con sus intereses y sus capacidades.

Agregó que la inclusión educativa es el principal beneficio recibido por los niños autistas en Cuba, y consiste en un conjunto de acciones direccionadas a lograr la igualdad de derechos en función de mejorar la calidad de vida, los pequeños nacidos con ese trastorno tienen tantas oportunidades como los que presentan un desarrollo normal.

Garcés Pompa destacó que la educación especial es una muestra fehaciente de como el Estado Cubano vela por los derechos humanos y en especial los de las niñas y los niños, porque a pesar de sus características especiales ellos reciben todas las atenciones y servicios que merecen, desde lo pedagógico hasta la recreación y el esparcimiento.

En el centro Rosa Castellanos se trabaja de forma individual, de acuerdo con las características personológicas de cada niño, con sus rituales y sus caprichos específicos y se utilizan métodos educativos propios de la especialidad, como los reforzadores, para estimularlos por sus avances en las actividades didácticas.

Entre las instituciones que colaboran para mejorar la calidad de vida de los niños autistas en Granma destacan las direcciones provinciales de salud pública, educación, transporte, artes escénicas y el instituto de deportes, educación física y recreación.

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que afecta cuatro áreas fundamentales: las relaciones sociales, la comunicación, la conducta y el autovalidismo, los síntomas de alerta aparecen en los niños a partir de los tres años y se reportan mayor incidencia en los varones.

Los niños autistas no presentan anomalías físicas que impidan su conducta normal y entre sus características más comunes están caminar en puntillas de pie, mirada perdida, aleteo de las manos y se enfocan en ideas u objetos fijos, razón por la cual pierden el interés en la socialización con las demás personas.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.